HOMEOPATIA

Es un método terapéutico para la prevención, alivio o curación de enfermedades utilizando la “Ley de los Similares”



Su nombre se deriva del griego HOMOIOS (igual) y PATHOS, (padecimiento o dolor). En esencia, significa tratar lo similar con lo similar. El gran médico Hipocrates enseñaba dos formas de tratar a un paciente: una persona puede ser curada bien por los "contrarios" o bien por "similares". Esto significa que se puede administrar medicación para síntomas contrapuestos: La ley de los contrarios o bien con medicación que puede producir los mismos síntomas que padece la persona enferma: La ley de los similares.

En el siglo XVIII, el principio de los similares fue formulado dentro un sistema distinto de la medicina por el fundador de esta medicina SAMUEL HAHNEMANN (1755-1843), quien postulaba que una sustancia que produce los síntomas de una enfermedad en una persona también puede ser utilizada para tratar a aquellas personas que sufren esta enfermedad, pero en dosis muy pequeñas (infinitesimales). Por lo tanto: Lo similar es tratado por lo similar.


La homeopatía es una terapia individualizada que trata al enfermo de forma personalizada, según su constitución, modo reaccional y las manifestaciones de su enfermedad, y no la enfermedad de forma general. Los medicamentos homeopáticos son sustancias provenientes de todo tipo de materias del reino mineral, vegetal y animal. La terapéutica homeopática es reaccional: actúa produciendo reacciones defensivas en el organismo y estimulando las defensas propias. Al ser las dosis infinitesimales los medicamentos homeopaticos carecen de toxicidad y efectos secundarios.

El tratamiento homeopático se puede administrar a cualquier enfermo de cualquier edad: niños, embarazadas, ancianos...

La homeopatía es eficaz para prevenir y tratar tanto enfermedades agudas (gripe, tos, diarrea, crisis de migraña, contusiones etc.) como crónicas (alergia, dermatitis, asma, afecciones reumáticas, ansiedad etc.), en infecciones de repetición (garganta, oídos, ginecológicas, urinarias….), e incluso en cuidados paliativos (control de síntomas como dolor o estreñimiento y alivio de efectos secundarios como las nauseas de la quimioterapia...).

En homeopatía, y especialmente en enfermedades crónicas, el objetivo es ir más allá del alivio de los síntomas que van apareciendo, se busca ayudar al paciente a restablecer globalmente su equilibrio natural.

Según el caso, estos medicamentos se utilizan solos, en exclusiva, o junto a otros tratamientos, sobre todo en enfermedades crónicas. En este caso, la utilización de los tratamientos homeopáticos asociados a los convencionales, permite en muchos casos, bajo supervisión del especialista, reducir la medicación convencional y/o sus efectos secundarios.

Como cualquier medicamento, los medicamentos homeopáticos son de venta exclusiva en farmacias.
Acupuntura
Tratamiento oriental milenario, que devuelve el equilibrio energético a nivel físico, emocional y mental.
Moxoterapia
Método local indoloro, sin contraindicaciones, apto para pacientes de todas las edades.
SU-JOK Terapia
Trata cualquier órgano, sistema o articulación, restableciendo los flujos energéticos afectados que provocan el malestar.